jueves, 4 de julio de 2013

Spinalonga, 'La isla' de Victoria Hislop

La editorial Debolsillo recupera La isla, el gran éxito de la escritora británica Victoria Hislop. Hablamos de un éxito a nivel mundial que ha encumbrado a esta escritora a los altares literarios pero, sobre todo, hablamos de un éxito arrollador en Grecia que ha convertido la novela en una serie de televisión con la máxima audiencia.

Los griegos se muestran encantados de retomar uno de sus episodios más oscuros reconvertido en una emotiva historia de esperanza, amor y superación. La isla se adentra en el recuerdo de esa antigua leprosería que fue la isla de Spinalonga, un reducto para esconder una enfermedad vergonzante capaz de marcar para siempre el destino de muchas familias.

Victoria Hislop nos presenta a una joven inglesa con orígenes griegos, Alexis, que viaja hasta Creta y poco a poco va descubriendo un secreto familiar estrechamente relacionado con la isla de Spinalonga y cuantos allí fueron confinados. Una novela escrita en dos tiempos que va ascendiendo por el árbol genealógico presentándonos a los miembros de una familia enigmática. Si bien esta forma de tratar una historia familiar puede parecer tan recurrente, el secreto se encuentra en la narrativa de la escritora, que con los elementos más típicos, como pueden ser el romanticismo, el misterio, los secretos familiares y la emotividad, consigue construir un relato capaz de llegar al corazón del lector. Así, los griegos quedaron rendidos a La isla de Victoria Hislop.

La imprescindible visita a Spinalonga
Pero no solo los griegos han caído rendidos al encanto de “esta isla” de Victoria Hislop. Al éxito televisivo de la serie, se une todo un entramado de marketing turístico que hace de Spinalonga una visita obligada para todo aquel viajero que visite Creta. Los lectores del libro reviven el relato leído, mientras que los que aún no conocen la novela corren a adquirir un ejemplar tras la visita.

Y es que en los escasos 20 minutos que dura la travesía en barca hasta Spinalonga da tiempo para meterse en el contexto de la novela, viajar hasta principios del siglo XX e imaginar lo diferente que se vería para un enfermo de lepra la imagen de la imponente fortaleza acercándose a su vida lista para un encierro sin fecha de caducidad. Porque nadie que entrase en Spinalonga tenía asegurada su salida.

Spinalonga empezó siendo un reducto de leprosos, un lugar donde esconder la vergüenza y el peligro, un trozo de tierra reservado para aquellos para los que no había esperanza. Con el tiempo, los enfermos que habitaban en la isla convirtieron Spinalonga en su hogar y crearon una comunidad donde todo era posible, hasta mantener la esperanza. El descubrimiento de la cura para la lepra dejó Spinalonga deshabitada, pero Victoria Hislop ha revitalizado sus calles, sus plazas, sus escaleras y sus casas para disfrute de cuanto turista curioso quiera acercarse.

Una visita que no deja indiferente a nadie por el contraste entre la belleza del lugar y la triste historia que encierra. Aunque a pesar de las miserias vividas allí, en Spinalonga prevalece el espíritu de la supervivencia y de la superación y, tal vez sea eso, lo que hace de la visita a este lugar una experiencia mágica e irrepetible.

Una calle de la isla Spinalonga en la actualidad

  Laura Vélez
  __

]Enlace[.Ficha de La isla en GELL.] [en todostuslibros] [en megustaleer]
]Enlace[.Artículo en castellano acerca de la serie de la televisión griega “Το Νησί” que supuso todo un acontecimiento en Grecia. También comenta otras producciones centradas en Spinalonga y su leprosería.]
]Enlace[.Entrada en GELL sobre Los hilos de la memoria, última novela de la escritora británica Victoria Hislop.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario